jueves, 9 de abril de 2015

Terezín

Información del destino:

El Campo de concentración de Terezín (Theresienstadt) es una visita casi obligada para los amantes de la historia. A 65 kilómetros de Praga es una excursión que se puede hacer en medio día. La ciudad tiene este nombre en honor a la Emperatriz Ausrtiaca María Teresa.



Como llegar:

Podemos llegar hasta Terezín en autobús desde Praga Nádraží Holešovice. El trayecto dura 50 minutos. Podemos comprar el billete de autobús de unas 150 Coronas Checas ida y vuelta directamente al conductor aunque es preferible comprar los billetes con antelación. Nos podemos bajar directamente en el campo de concentración (es aconsejable apretar el botón de bajar), pero el autobús de vuelta hay que cogerlo en el centro del pueblo.






El Campo de Concentración:

Durante la Segunda guerra mundial la ciudad de Terezín fue un gueto judío y la fortaleza de la ciudad fue utilizada como campo de concentración por el régimen nazi. La fortaleza nunca fue campo de exterminio sino que se utilizaba de prisión temporal para mandar a muchas personas (la mayoría presos políticos) a otros campos como el de Auschwitz en Polonia. Terezín fue liberado el 9 de mayo de 1945 por el Ejercito Rojo.

El Precio de entrada a la fortaleza de Terezín es de 170 Coronas Checas, aunque por 210 Coronas podremos entrar además en el museo del Ghetto y los barracones de Magdeburg. Hay que pagar 50 Coronas Checas por el derecho a fotografiar. Es posible contratar guías en español y otros idiomas desde la pagina web de la fortaleza. Excusamos deciros que hay que tener el máximo respeto posible durante la visita.





Nada mas bajar del autobús y antes de acceder al recinto de la fortaleza veremos los dos cementerios sin separar, el cristiano con una cruz y el judío con una estrella de David hecha con raíles de tren.









Desde el momento que entramos en la fortaleza, nos sobrecogerá el terror de la misma. Podremos observar una inscripción "Arbeit macht frei" que se podría traducir por "el trabajo os hará libres", inscripción que podemos encontrar en otros campos de concentración nazis (como el de Auschwitz en Polonia) y que trataba de dar esperanzas a los prisioneros para que trabajasen más rápido y mejor.













Dentro de los edificios se encontraban los baños y duchas, que se utilizaban en común para todos los presos (un máximo de 2 minutos por preso). Para la ducha primero las mujeres no judías, después los hombres no judíos y por ultimo mujeres y hombres judíos juntos, cuando el agua ya estaba fría. En los barracones dormían hacinados cientos de personas.







La Fortaleza tiene zona de jardines donde contrastan las murallas con el césped bien cuidado. Hay esculturas en memoria de las victimas.












Más adelante podemos ver el paredón de fusilamiento, que tiene unas esculturas que representan a unos prisioneros fusilados totalmente destrozados y una placa en frente con los países de origen de los fusilados









En una de las salas de la administración podemos encontrar un pequeño cine donde podemos ver un documental del campo de concentración y que es muy interesante.

La cafetería del complejo se encuentra en el antiguo comedor de las SS.

Hay una red de túneles subterráneos que servían a los soldados para moverse por el complejo.



Junto a las muralla al fondo de la fortaleza, se encuentran las fosas comunes donde se depositaban los cadáveres de los prisioneros muertos.

Excursiones desde Praga:

Además de Praga podemos conocer otros sitios turísticos.
Ciudades como Karlovy Vary, Český Krumlov, Kutná Hora, Mělník, Plzeň o Brno; Castillos como Okoř, Karlštejn, Konopiště, Křivoklát o Český Šternberk, y el jardín botánico de Průhonice.